Empresas
                                               Nº 1683 lunes 17 de abril de 2017
ECONOMÍA


Proyecta que los ingresos se eleven a 200.963 millones, un 7,9% más que el año
pasado y por encima del récord de 2007

Montoro descuenta una recaudación histórica

“España va a volver a niveles de recaudación de hace una década”, asegura Cristóbal Montoro. La previsión es que aumente cerca del 8%, incremento del que dependerá el cumplimiento de los objetivos marcados por Bruselas. Los datos de enero y febrero de la Agencia Tributaria avalan las estimaciones. Sin embargo, expertos y partidos de la oposición advierten de que los ingresos pueden estar inflados y que el historial de incumplimientos es constante. Hacienda se ha quedado lejos de su previsión todos los años. Y los cálculos indican que podría volver a suceder.

 

Ana Sánchez Arjona

Cristóbal Montoro está convencido, y así lo reflejan los PGE, que los salarios mejorarán lo que repercutirá en
la recaudación tributaria y en las cotizaciones sociales. Y, sin embargo, en los cinco años que lleva al frente de Hacienda, sus previsiones siempre se han quedado cortas.

Pero lo cierto es que el Gobierno estima que 2017 será el año con la mayor recaudación tributaria de la historia, de 200.963 millones de euros, un 7,9% más que en 2016 y superará el récord de 200.675 millones de 2007, a las puertas de la crisis.

De esta subida va a depender que se cumpla con el mayor ajuste del déficit al que se enfrenta el Ejecutivo:
pasar del 4,33% al 3,1% del PIB que exige Bruselas. En total unos 14.350 millones. El ministro asegura
que España va a volver a niveles de recaudación de hace una década. El objetivo es que el país abandone
en 2018 el procedimiento por déficit excesivo que abrió la Comisión Europea a España en 2009.

La mayor recaudación en términos absolutos provendrá, según sus cálculos, del IRPF, con 78.027 millones,
que supondrán el 7,7% más que en 2016, y una cifra algo superior a los 72.614 millones de 2007. El IVA ingresará 67.463 millones, el 7,3% más que un año antes y un 20,7% más de lo que se recaudaba en 2007, después de que en este tiempo se hayan subido los tipos de este impuesto en dos ocasiones.

Sociedades

El mayor incremento en términos relativos será el del Impuesto sobre Sociedades, que recaudará 24.399
millones, el 12,6% más que un año antes, aunque sólo un poco más de la mitad de los 44.823 millones que
se ingresaban en 2007 por este impuesto y a pesar de la subida del tributo y de sus pagos fraccionados
que realizó el Gobierno a finales de 2016, con plenos efectos este año.
Montoro apuntó que esto no significa que trabajadores y familias sostengan los ingresos en detrimento
de las empresas, y subrayó que España ha vivido la crisis económica más profunda que se recuerda, con cinco años consecutivos de caída del PIB y una destrucción de 3,5 millones de puestos de trabajo, lo que ha tenido una importante repercusión en términos de bases imponibles.
Y en este contexto, destacó, se llegó a elevar la tributación empresarial en 6.000 millones, entre 2011 y 2012. Los Impuestos Especiales, por su parte, recaudarán 20.770 millones, el 4,6% más que un año antes y en línea con los 19.786 millones de 2007.
Estas buenas previsiones de recaudación para 2017 se han visto refrendadas por los datos de enero y febrero de la Agencia Tributaria, aunque ésta atribuye el crecimiento del 6,7% al efecto de la inflación en IRPF, IVA y Especiales, además del impacto del veto a los aplazamientos que se aprobó en diciembre.
Montoro hizo hincapié en que estos Presupuestos no son los primeros que bajan impuestos, en alusión
al mensaje que ha trasladado Ciudadanos, que lo ha ligado a su pacto con el Gobierno, y trasladó que fueron las Cuentas de 2015 y de 2016 las que supusieron una bajada “muy intensa” por la reforma fiscal. Según la Agencia Tributaria, ha tenido un impacto acumulado de 12.309 millones.


Lo que no va a subir son los grandes tributos como Sociedades, destacó el ministro, aunque el partido
de Albert Rivera planteó una poda de deducciones en el pacto de investidura que no cubriría el ajuste
de diciembre. Estas Cuentas sí incluyen la rebaja del IVA para los espectáculos en vivo. “El futuro ya
lo escribiremos, vamos por partes”, señaló Montoro preguntado sobre los planes del Gobierno respecto a
la bajada del IVA en el cine, algo que está condicionado al “cumplimiento del déficit”.

Pinchazo recurrente en las previsiones

No solo buena parte oposición sino también los expertos vuelven a poner en entredicho los ingresos previstos en los Presupuestos de 2017. Estiman que la desviación en ingresos tributarios y de cotizaciones puede rondar los 9.000 millones, una cifra que algunos elevan hasta los 13.000 millones

Y es que, aseguran, Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro no han alcanzado su objetivo de déficit en ninguno de los cinco años que llevan en el Gobierno. “Es más”, asegura una de
las fuentes consultadas, “ni siquiera se han acercado. Es cierto que cuadrar las cuentas no es tarea sencilla, teniendo en cuenta que acabamos de salir de la crisis, porque hay imprevistos que pueden cambiar la estrategia marcada. Pero lo que más llama la atención, es que siempre la desviación sobre objetivos se produce en los ingresos que se han quedan cortos año tras año”.

Por ejemplo, el Gobierno plasmaba en los Presupuestos de 2016 una recaudación Impositiva de 192.520 millones que finalmente se quedaron en 186.249 millones, 7.000
menos tras haber subido el Impuesto de Sociedades en 8.000 millones. En los PGE de este año se quiere recaudar cerca de 15.000 millones más alcanzar esos 200.963 millones. Sobre si es posible o no, el consenso absoluto y tampoco sobre si el crecimiento, que descuenta otra vez un buen año, será suficiente para lograrlo.

Pero lo que más pesa es el incumplimiento constante desde que se comenzó la crisis. Los
números indican que puede volver a suceder aunque en menor medida. “La desviación puede afectar a ocho décimas del PIB, lo que complicaría alcanzar el objetivo déficit lo que supone no poder abandonar el Procedimiento de Déficit Excesivo, que supervisa y tutela a los Estados con problemas en sus cuentas. Además, a Hacienda se le complicaría, de nuevo, solventar el problema de la financiación de las comunidades y las pensiones.

La CEOE valoraba las cuentas públicas y advertía que la tasa de crecimiento parece Excesiva, ya que es muy superior al aumento estimado del PIB, incluso teniendo en cuenta el efecto de los incrementos en el Impuesto sobre Sociedades realizados a finales de 2016”.

Recuerdan los expertos que en 2016 los ingresos de la Seguridad Social estaban hinchados en 12.000 millones y que, en los PGE de este año el IVA y el IRPF pueden estar
inflados ya que el Ejecutivo descuenta un incremento muy alejado de la previsión de crecimiento del consumo, los puestos de trabajo, los salarios. Es decir, las rentas.

El grupo socialista en el Congreso considera que las previsiones son irreales y pronostica una la recaudación de 6.000 millones menos.


Hacienda justifica sus estimaciones en que, desde enero, la recaudación progresa “casi” al ritmo que contemplan los Presupuestos y remite al buen comienzo de ejercicio. Ahora, la recaudación avanza al 6,8% según la Agencia Tributaria, a un ritmo menor del 7,8%. Además, la capacidad fiscal del país ya no es la misma. José Luis Escrivá, presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, Airef, advertía recientemente en el Congreso de la ralentización de potencia recaudatoria del sistema tributario lo que dijo podía atribuirse a las dificultades que hay para reducir el déficit. El presidente de la Airef enumeró los argumentos de esa disminución en los ingresos: la ausencia de inflación en años anteriores, las modificaciones de reparto en el sistema fiscal desde la imposición directa a la indirecta y el traspaso de la fiscalidad de las rentas del trabajo a las del capital.

VOLVER